Captura-de-pantalla-2016-03-22-a-las-10.23.24-a.m.

A LA MEMORIA DE UN ILUSTRE MEXICANO (crónica 21/03/16)

Facebooktwittergoogle_plusmail

March 22, 2016

Crónica Citadina
Por Ignacio A. Herrera Muñoz

Para comprender nuestro pretérito en forma más amplia, debemos también, deshilvanar aspectos de notable importancia relacionados con aquellos pocos gobernantes, que gracias a su papel preponderante en la historia, dejaron pilares sólidos y trascendieron por haber demostrado una impecable gestión en todos los sentidos; personajes de la vida nacional que desde antes de llegar al otrora territorio, ya habían desplegado en su actuar, un arquetipo ejemplar de lo que significa realmente servir a México y al pueblo.

Lograda la reintegración de Quintana Roo en 1935, un alentador futuro avizoraba a los Quintanarroenses, con la designación del Gral. Rafael E. Melgar al frente del gobierno territorial; gobernante cuyo legado educativo, cultural y social, en su mayoría permanece ileso, más no así el arquitectónico, debido a que baluartes citadinos de gran raigambre y de recuerdos inolvidables en la mente de quienes tuvimos la fortuna de contemplarlos, hoy con nostalgia, solamente podemos apreciar su valor escultural en imágenes.

Innegablemente la administración melgarista, sobresale en el curso de la historia de Quintana Roo, como una de las más positivas; llena de acciones y obras por donde se mire, que afianzaron más nuestra identidad y deseo de vivir en este rincón del sureste mexicano. Todo esto fue realizado sin ningún afán presuntuoso, el Gral. Melgar únicamente actuó conforme a sus firmes convicciones y principios, por eso humildemente, me he propuesto narrarles algunos datos biográficos, a fin de comprender y valorar el mayúsculo aporte a Quintana Roo, en este mes en el cual a los descendientes de tan preclaro mexicano, la alegría y tristeza invade su ser, al conmemorarse su natalicio y lamentable fallecimiento.

Rafael Eustacio Melgar Andrade, nació el 14 de marzo de 1887 en Santo Domingo Yanhuitlán, sus padres fueron Leopoldo Melgar y Dolores Andrade. A temprana edad quedó huérfano tras la muerte de su progenitor, ocasionando esto que luego de culminar sus estudios de primaria, optara por trabajar en casas comerciales de Oaxaca. La Ciudad de México, cautiva al joven Melgar, quien con apenas 20 de años de edad, decide ir a probar suerte en miras de superarse; después de tocar puertas, fue contratado como administrador del periódico “El Economista Mexicano” y al mismo tiempo Pagador de 2ª a partir de 1910, hasta lograr ocupar la plaza de Pagador de 1ª en 1912 en la Secretaria de Fomento.

La “decena trágica” que culminó con el asesinato de Francisco I. Madero y José María Pino Suárez el 22 de febrero de 1913, provocó varias reacciones en el país; en la natal Oaxaca del joven Melgar, el gobernador Miguel Bolaños Cacho, reconoció a Victoriano Huerta. Fueron estas circunstancias las que propiciaron su participación en la revolución mexicana y carrera militar, en la lucha porque los ideales revolucionarios se respetaran en su estado. Primero obtuvo el grado de Capitán y luego fue ascendiendo por méritos en campaña al grado de Mayor el 8 de diciembre de 1913, Teniente Coronel el 2 de marzo de 1915, Comandante Militar del Distrito de Nochixtlán el 3 de junio de 1915, hasta que finalmente alcanza el grado de General Brigadier en ese mismo año. Por acuerdo del entonces Secretario de Guerra y Marina, el Gral. Melgar pasó a la 1ª Reserva del Ejército y el 22 de mayo de 1924 solicita licencia para separarse de las fuerzas armadas, tras aceptar la candidatura a la diputación federal por su estado, lo cual sería el inicio de una vertiginosa y fructífera carrera en el ámbito político parlamentario.

Desempeñó una plausible labor legislativa, impulsando las iniciativas para incluir en letras doradas los nombres de Emiliano Zapata y Venustiano Carranza en 1931 en el Muro de Honor del Congreso de la Unión. La crisis mundial de la posguerra, venía causando grandes efectos en el país desde 1929, el Gral. Melgar como Presidente del Bloque Nacional Revolucionario, demostraría su gran espíritu patrio el 4 de junio de 1931, cuando presenta a consideración, su intención de llevar a cabo “La Campaña Nacionalista” para sacar avante al país, aprobada inmediatamente desde luego y fue él quien la presidió. Esta campaña consistía en el esfuerzo conjunto de todos los sectores para afrontar y aliviar la crisis, fomentando la producción de bienes y servicios bajo el lema “Consuma lo que el país produce”, a la vez que el ferviente culto a México era exaltado, dejando atrás estereotipos negativos y estimulando la capacidad e ingenio mexicano por salir del aprieto económico, sin ninguna ayuda del exterior.

De la autoría del Gral. Melgar, es la obra intitulada “Calendario Nacionalista y Enciclopedia Nacional Popular para el año 1934”, a él se le atribuye haber instituido la celebración del Día de la Bandera por vez primera en 1934, según consta en los registros de la Secretaría de la Defensa Nacional consultados por Rafael Domínguez Rueda y que dieron como resultado el ensayo “Historia de la Bandera Nacional”, galardonada el 16 de septiembre de 1985 por el Presidente Miguel de la Madrid en el “Concurso de Expresión Literaria sobre los Símbolos Patrios” convocado por la Secretaría de Educación Pública en 1985 con motivo del 175 aniversario del inicio de la Guerra de Independencia y 50 de la Revolución Mexicana. Músico empírico y entusiasta impulsor de la charrería, lo que le valió ser designado Presidente de la Asociación Hípica Nacional, conformada por todas las asociaciones extranjeras y de charros de la república mexicana.

Entre Lázaro Cárdenas del Río y Rafael E. Melgar, existía un vínculo inquebrantable no sólo basado en la amistad, sino también en las ideales, principios y servicio desinteresado a México; desafiando al “Jefe Máximo de la Revolución”, convoca a varios legisladores y el 9 de mayo de 1933 los principales diarios y periódicos de circulación nacional, publicaban el “Manifiesto a la Nación” a través del cual formalmente se postulaba al Gral. Cárdenas para contender por la silla presidencial en las elecciones que se aproximaban en 1934. El Gral. Melgar reunía el perfil idóneo para ocupar la Secretaría de la Economía Nacional, el éxito obtenido en “La Campaña Nacionalista”, era su carta fuerte, sin embargo, Plutarco Elías Calles, quien aún dirigía el control político en el país, forzó la conformación del gabinete del Gral. Cárdenas.

Podríamos decir, que la decisión de mandar al Gral. Melgar a Quintana Roo fue “accidental” o “circunstancial”, pero lo que si podemos afirmar, es que cuando llegó el 8 de febrero de 1935 a la antigua Payo Obispo, el aislamiento total, las condiciones deplorables y la desorganización del entonces territorio, motivó declinara a sus aspiraciones legítimas en el gobierno cardenista, lo cual fue provechoso para los Quintanarroenses; en 5 años, veían el surgimiento de un nuevo Quintana Roo a la par de la reintegración y así en la historia debe registrarse. La estela dejada en nuestra tierra, no sólo fue excelsa, sino a la vez indeleble.

Fue nombrado embajador de México en Holanda en 1945, siendo ratificado por Miguel Alemán Valdés; representación diplomática que ejerció hasta 1949. De regreso a México, continuó su carrera política en el Senado, siempre representando a Oaxaca de 1952 a 1958. Nuevamente, destaca en noviembre de 1952, proponiendo se instituyera la condecoración “Dr. Belisario Domínguez” para premiar a quienes se distingan por su ciencia o virtud en grado eminente y como servidores de nuestra Patria o de la humanidad.

Este 21 de marzo, transcurrirán 57 años de su fallecimiento, lamentable pérdida de un ilustre mexicano, cuya vida y obra, es un claro ejemplo de algo tan imprescindible en la política y el sector público: Cuando se trata de servir, esto puede hacerse desde cualquier cargo o posición política, demostrando lealtad e institucionalidad a la ideología y principios. Rafael Eustacio Melgar Andrade, es por ello un hombre trascendente, porque su vida es digna del mejor ejemplo, por haber trascendido en el tiempo y espacio.

 

IAHM.-Chetumal, Quintana Roo
Marzo de 2016
ignacio-herrera@hotmail.com

Captura-de-pantalla-2016-03-22-a-las-10.23.24-a.m.   Captura-de-pantalla-2016-03-22-a-las-10.23.57-a.m. Captura-de-pantalla-2016-03-22-a-las-10.23.43-a.m.Captura-de-pantalla-2016-03-22-a-las-10.24.28-a.m.Captura-de-pantalla-2016-03-22-a-las-10.24.44-a.m.

(Visited 296 times, 1 visits today)