Facebooktwittergoogle_plusmail

Los sabores de chetumal y sus alrededores

Chetumal ofrece en sus platillos y comida tradicional una mezcla de sabores muy singular y variada, resultado de su vocación fronteriza abierta a las diversas influencias de todo el mundo, pues va desde la incorporación de ingredientes importados como el queso de bola, hasta las influencia de la cocina criolla beliceña. Sin embargo, las empanadas, los machacados y los perros calientes distinguen al paladar chetumaleño y deleitan a los visitantes. Las empanadas constituyen un desayuno típico de los habitantes de Chetumal. Originalmente fueron de cazón, pero ahora se rellenan con infinidad de complementos; frijoles, carne, chorizo o quesos, tales como manchego, tip-top, hebra y de bola, así como de pollo y mariscos.

Por las tardes, únicos de esta ciudad se venden principalmente en los puestos de antojitos yucatecos, los machacados, una delicia tradicional de la ciudad, que resulta de la mezcla hielo raspado con leche normal y condensada junto a fruta tropical fresca machacada espolvoreada con canela. Por la noche, los perros calientes (hotdogs), que representan una comida rápida muy común en todas las latitudes, en Chetumal “saben diferente” pues los capitalinos han encontrado una forma original de prepararlos dado que se les puede encontrar empanizados, con tocino, champiñones, piña, salchichas para azar, entre otras creaciones siempre acompañados con una perfumada cebolla dorada. Basta con recorrer el centro de la ciudad, para hallar con facilidad estos carritos, donde filas de personas de todas las edades esperan su turno para comprarlos y comerlos en el lugar o llevarlos a los hogares.

En los alrededores de la ciudad también es rica la gastronomía, pues los platillos a base de productos del mar como el ceviche se pueden degustar en cualquiera de los muchos restaurantes de Calderitas con vista a la plácida bahía de Chetumal. Por otra parte, en las zonas lagunares, el pescado frito y las sartas de chihuas son los principales platillos, como ejemplo podemos mencionar el pescado flameado que se prepara en Raudales. A lo largo de la carretera federal entre Chetumal y Bacalar también abundan asaderos de pollo, vendedores de fruta fresca picada y de refrescante pozol de coco o cacao.

Mientras tanto, en la zona cañera a lo largo de la ribera del río Hondo, a menudo se sentirán los aromas de la cocina veracruzana, tabasqueña, michoacana y norteña, desde dónde procede la mayor parte de los colonos que fundaron los ejidos de la zona. Tacos, barbacoa, chicharrón, tamales y menudo son los platillos típicos de la cocina local que no desprecian incluso la carne de lagarto del Rio Hondo, apreciada en los tamales. La riqueza agrícola de la zona también hace posible disfrutar, primero entre los quintanarroenses, la dulzura de la caña de azúcar y la ternura del elote cocido o asado acompañado de crema o mayonesa y queso.

Galería



Ubicación

Ubicación

Promoción